Expertos piden ampliar tema energético en el tratado

De repetirse los logros obtenidos por el acuerdo original, los beneficios serían tangibles para la región, dicen
Por el primer lugar. Ildefonso Guajardo asegura que el nuevo TLCAN debería afianzar la “supremacía energética” de la región (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
13/08/2017
02:10
EFE
-A +A

Ampliar y complementar el capítulo energético del TLCAN, que empezará a renegociarse la semana que viene, beneficiará a toda la región y puede ser un elemento unificador, coincidieron especialistas. 

La reglamentación del sector energético, “si la hacen tan bien como la parte del sector automotriz en 1994, y México sabe poner las llaves necesarias, impulsará la producción en la región, y seremos muy importantes”, dijo la experta en energía Araceli Espinosa.

La profesora-investigadora del Instituto Tecnológico Autónomo de México comparte así la opinión del secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, que ha remarcado en más de una ocasión la importancia de atender el tema energético en el nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El convenio comercial, en vigor desde 1994 entre Canadá, México y Estados Unidos, empezará a renegociarse este 16 de agosto en Washington y las conversaciones se prevén complicadas puesto que el jefe de la Casa Blanca, Donald Trump, considera que el pacto perjudica seriamente su país.

En este contexto, todavía incierto, el capítulo energético puede suponer este ganar-ganar-ganar que desean los más optimistas.

Para Guajardo, el nuevo TLCAN debería afianzar la “supremacía energética de América del Norte”, impulsando la inversión, asociación y la competitividad en muchos productos industriales, como el cemento o el acero, cuyo costo va directamente relacionado al uso de energía durante su fabricación.

El acuerdo de 1994 contiene el capítulo VI “Energía y Petroquímica Básica”.

Pero el alcance de este era muy “limitado”, recordó Espinosa, ya que en ese entonces México no estaba embarcado en una reforma energética —aprobada apenas en 2013— que abrió el sector petrolero a la iniciativa privada tras casi ocho décadas de monopolio estatal.

“Hubo intercambio de infraestructura entre México y Estados Unidos, pero no se abordaba el tema con todas sus implicaciones”, agregó.

En estos 24 años de tratado, el sector ha avanzado a pasos agigantados. Del lado estadounidense, hubo una “revolución energética” en torno al gas y petróleo “shale”.

“No sólo tienen toda su demanda interna satisfecha, por su producción se han vuelto exportadores, y México es un gran cliente para ellos”, apuntó la experta.

Para el economista Luis de la Calle, que participó en el equipo negociador mexicano del TLCAN hace un cuarto de siglo, México debe aprovechar el convenio para reforzar la liberalización del sector y, en última instancia, potenciar su competitividad. 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios